Vuelvo a hablar, amor

Vuelvo a hablar, amor, por los codos, con las manos,
bebiendo tus besos a tragos, largos,
mientras acaricio con ganas tus labios a mordiscos
y me sabes a fruta y al café de la tarde
dejándome un dulce regusto a sonrisa, al final de tu boca.

Deseo nadarme en los océanos de tus ojos
y escalar, aventurero de ocasión, las cúspides heladas de tus pechos
para resbalar desde allí al centro mismo de tus secretos.

Y vuelvo a cantar canciones con letras olvidadas
escritas desde el pavor de todas mis derrotas,
volviéndome idiota de amor por mí y por tí.

Incluso me sorprendo escribiendo mi nombre en grandes letras
al lado débil de tu inmenso cuerpo desnudo.

Pero qué pronto descubro que en la poesía estoy solo yo,
donde debieras estar tú, o ambos, o ninguno,
cuando no me queda espacio ni tiempo para nada,
ni siquiera para deleitarme con la muerte.

2004

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .