Anoche soñé que me rompías, traidora, en el alma un hueco

Anoche soñé que me rompías,

traidora, en el alma un hueco,

para ti y tus palabras.

 

Soñé que me nacían otros labios,

audaces al calor de tus propios besos,

perdidos entre nuestras bocas.

 

Tú también soñabas,

los mismos besos, sabor al mismo miedo,

la misma pena que me confunde,

entre tus dudas y mis caricias.

 

Más tarde, me descubrí soñando,

abrazado rabioso entre tus pechos agudos,

y en la fría noche iluminada de sombras

juro que ambos fingíamos

estar despiertos.

2002