¿Qué has entendido de mí?

¿Qué has entendido de mí?,
después de los años,
¿qué caricatura grotesca
han dibujado las promesas y los desencantos?

Nos creímos al cabo de la calle,
y retornamos de vuelta a la casilla de salida.
Mientras, nos han pasado por encima
los éxitos entre los fracasos.

Descubrimos juntos que es posible
querer sin fondo a nuestros hijos,
y nos ajamos casi sin querer
entre visitas al gimnasio.

Ahora, te escondo lo que siento,
no por miedo a que me conozcas.
Si ya lo sabes realmente todo.

Si no por pavor a que te descubras
como intuyo quien llevas siendo,
desde hace más que un tiempo.

Pero a pesar de todo,
de tanto,
me has vertido pacientemente
una vida entera.

Un regalo.