Al fin he aprendido a reducir mi amor a un sólo beso

Al fin he aprendido a reducir mi amor a un sólo beso
y ahora, voy a invadirte de pronto toda la boca,
para alargarme desde allí,
por el mapa salvaje de tu cuerpo.

Será tan fácil, que basta que ame yo, desesperadamente,
y de todos modos te perderás, confusa e inocente
entre tus labios y mi deseo.

Voy a recorrerte deprisa y con cuidado,
desvelando los secretos de tus miedos,
dueño hasta de tus gestos íntimos de sorpresa,
hasta que convertida en dócil marioneta,
seas esclava del amor y también mía.

No te escondas ahora, que ya te tengo,
atrévete cobarde y afronta, si puedes,
de una vez por todas, mi encuentro.

2005